Cómo rehogar

Parece los mismo pero no lo es: aprende la diferencia entre rehogar, saltear y sofreír.

Cómo rehogar

A la hora de seguir las indicaciones de las recetas, nos vamos a encontrar con distintas técnicas, pero algunas pueden causar confusión, porque son parecidas: bien porque se hacen en el mismo recipiente o por  la forma de preparación.

En un primer post os hablé del salteado y ahora os voy a explicar cómo hacer  un rehogado, en este caso de champiñones.

En qué consiste

Rehogar es un método de cocina en el que se emplea un medio graso (aceite, mantequilla) en poca cantidad, con fuente de calor (en sartén o cazuela) a temperatura muy alta y durante un espacio de tiempo medio.

La secuencia sería la siguiente: se echa aceite en la sartén, cuando esté muy caliente se añade el ajo, las verduras, o cualquiera de  los productos que queramos rehogar.

Se calienta a fuego medio/ fuerte durante más o menos 4-5 minutos, moviéndolo con una cuchara de palo. El objetivo de  la técnica del rehogado es que el alimento quede blando por dentro y por fuera.

Diferencias entre rehogado y salteado

  • Puedes utilizar productos cocinados anteriormente. Por ejemplo el rehogado clásico: acelgas, zanahorias o patatas previamente cocidas que se rehogan con ajo.
  • El rehogado es parecido al salteado pero al dejarlo más tiempo la verdura está más blanda.
  • El rehogado se puede utilizar como base para un guiso. Es decir, rehogar cebolla, pimientos etc, para luego cocinar, por ejemplo, unas patatas riojanas.
  • Los azúcares y las proteínas que suelta el producto al cocinarlo a altas temperaturas generan el olor y sabor tostado tan característico del rehogado (reacción Maillard).
  • Al igual que el salteado, la sal se echa al final para que el producto no pierda agua y quede jugoso.
  • Es importante que los alimentos estén bien escurridos y secos para que no suelten agua y pierda sabor.

¿Qué alimentos se rehogan?

Se pueden rehogar todo tipo de alimentos.

Los partes blandas de carnes y pescados necesitan un rehogado corto porque si no se pondrán duros.

Si vas a cocinar una carne dura (como es el estofado de carne) deberás previamente hacer un rehogado para sellarla y que los jugos queden dentro, y luego cocinarla más tiempo. De esta forma la carne resulta más tierna y jugosa.

El rehogado puede ser un plato principal, usarse para las guarniciones o darle sabor a un alimento (como en el rehogado con ajo)

Algunas de nuestras recetas con rehogados:

Tajin de verduras

Cómo hacer risotto en dos minutos

Preparamos un rehogado de champiñones portobello

3 comentarios:

  1. Pingback: Como se hace un sofrito

  2. Pingback: Cómo saltear -

  3. Pingback: Espárragos trigueros a la plancha con chutney de cebolla - La cocina de Berni

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.