Croquetas de trompeta de la muerte con mermelada de pimiento rojo

Croquetas de trompetas de la muerte

Trompetas de la muerte deshidratadas

Hoy vamos a elaborar un clásico de la cocina: CROQUETAS

Esta receta de croquetas de trompeta de la muerte, supone algunos cambios frente a la receta tradicional de croquetas.

Por ejemplo, usaremos aceite de oliva virgen extra en lugar de mantequilla para hacer la bechamel, leche de almendra en lugar de leche de vaca y cebolleta para endulzar algo más la mezcla.

Voy a utilizar huevo para rebozarlas, pero salvo este ingrediente, el resto es totalmente vegano.

Como ingrediente principal vamos a echar trompetas de la muerte, que son unas setas de color negro, con aspecto de trompeta, con un sabor muy fuerte y un toque amargo que vamos a suavizar con la cebolleta pochada.

Vamos a acompañar toda con una mermelada de pimientos que nos aportará el complemento dulce.

  • Ingredientes para cuatro personas:

1 l Leche de almendra
25 gr Trompeta de la muerte
150 gr Harina de garbanzos
150 gr aceite de oliva virgen extra
3 Huevos
200 gr Pan rallado
1 cebolleta
100 gr azúcar
300 gr pimiento rojo

  • Valoración nutricional


Preparación:

Como las trompetas de la muerte son secas, vamos a hidratarlas poniéndolas en agua caliente por espacio de una hora. Pasado ese tiempo, se escurren y se pican muy fino.

Se corta la cebolleta muy fina, se rehoga en aceite por espacio de 10 minutos a fuego muy lento y tapado. Cuando ya está pochada, se añaden las trompetas de la muerte ya bien hidratadas y se rehogan 5 minutos.

Se le añade la harina y se mueve 1 minuto para que se tueste y no tenga sabor crudo. Se le añade la leche de almendra caliente, se mueve enérgicamente con unas varillas, se sigue moviendo bien a fuego lento durante 5 minutos con mucho cuidado que no se pegue. Se saca y se pone en una fuente para que se enfríe y se deja reposar un día completo.

Al día siguiente se hacen bolitas con esta masa, se rebozan con harina, huevo y pan rallado (en ese orden) y ya tenemos las croquetas listas para freír.

Se lavan y se secan los pimientos. Se quita el tronco, las pepitas y los nervios (que son las tiras de color blanco que tienen por dentro). Se corta en trozos de 2 cm y se rehoga en un poco de aceite a fuego muy lento por espacio de unos 20 minutos. Pasado ese tiempo, se añade el azúcar y se rehoga 10 minutos más. Por último, se tritura todo bien, lo pasamos por un colador y ya tenemos la mermelada de pimientos.

Finalmente se fríen las croquetas en aceite abundante, muy caliente, y se sirven acompañadas de un pequeño bol con la mermelada de pimientos.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.