Técnica de aprovechamiento II – La Patata

Con la patata damos continuación al primer artículo de aprovechamiento que hemos comenzado este mes en el apartado de técnicas y trucos.

Desde que los conquistadores españoles trajeron la patata se han hecho miles y miles de artículos y recetas sobre este alimento que tanto ha dado de comer en épocas de miseria y hambre.

Es precisamente en esta época cuando se empieza a aprovechar todo de la patata, hasta las mondas. Hay quien las cuece y con ellas elabora purés, pero nosotros hemos decidido prepararlas al ajillo.

Para ello no nos vamos a complicar mucho. Cogemos las patatas que tenemos en la despensa, la que nos ha vendido el frutero, cualquier clase nos basta no hace falta que sea una patata especial, ni roja, ni de otro tipo, sino que vamos a aprovechar las que vayamos a usar para un guiso.

Lavamos muy muy bien las patatas, las secamos y las pelamos, en este caso hemos pelado una patata entera sin romper la monda en forma de rosa y luego hemos troceado las mondas de otras dos patatas.

Ponemos aceite de oliva virgen extra en abundancia en una sartén, se calienta, se echan las mondas de las patatas y se fríen hasta que estén doradas. Se retiran y se vuelcan en un escurridor para que suelten el aceite y se sirven.

Para el ajillo calentamos un poco de aceite y añadimos un diente de ajo y perejil. Se fríe todo y cuando ya esté dorado se echa un chorro de vinagre, se retira de la sartén y se echa por encima de las patatas. Se añade un poco de sal al gusto y a servir.

El resultado son unas doradas y crujientes patatas. Para decorar hemos puesto unas flores comestibles (flor de la pasión) para darle algo de glamour a este aparentemente pobre, pero exquisito y delicioso aperitivo.

 

 

 

Compártelo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Un comentario:

  1. me parece estupenda esta receta , la he probado y sale riquisima

No se admiten más comentarios