Nuestras amigas las coles

Las coles son un grupo de hortalizas por excelencia invernal que está compuesto principalmente por el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas, el repollo y la lombarda que es una variedad de repollo. Luego existen otras variedades en otros países menos conocidas como el brocolino que es una variedad del brócoli, la col rizada y la col china originaria del país que le da nombre.

Vamos a dar un pequeño repaso a cada una de ellas:

Brócoli:

Su origen parece que está ubicado en los países bañados por el Mediterráneo oriental, en concreto en Oriente Próximo (Líbano, Siria, etc.) Encontraremos en brócoli especialmente en invierno y primavera, ya que se desarrolla mejor en las estaciones frías del año.

Tiene unas características nutritivas muy importantes. Su contenido en agua es el 90% del peso total. Apenas contiene grasa (0,35%) e hidratos de carbono (2,24%), pero sí contiene cantidades destacables de proteínas (3%).

Tiene gran cantidad de vitaminas especialmente la vitamina C, seguida del ácido fólico, la vitamina E y la A. Aporta también gran cantidad de minerales y en mayor proporción el potasio.

¿Sabías qué….? El mayor productor mundial de Brócoli lo tenemos curiosamente en Funes (Navarra) donde cada año se celebra una fiesta en homenaje al brócoli.

Puedes encontrar una receta con Broccoli aqui:

Brocoli con avellanas y tomates cherry

Coliflor:

En un principio el cultivo de la coliflor se concentró en la península italiana, expandiéndose al resto de la cuenca mediterránea durante el imperio romano. Durante el siglo XVI se extendió en Francia, y apareció en Inglaterra en 1586. En el siglo XVII, su cultivo ya estaba generalizado en toda Europa y durante el siglo XIX su acabó por extender por todo el mundo.

Dependiendo de la variedad, el peso de la coliflor es diferente, pudiendo llegar incluso a los 2 kg. Las variedades dependen de cuando fueron cosechadas así entre las tempranas las principales  variedades son: Bola de nieve, Catalina, Master, Brio, Eureka , Presto, Suprimax, Elandia etc, y entre las tardías las principales son: San josé, Primus, Cuaresma, Metropolitano y Ebro.

En cuanto a sus propiedades nutritivas destacamos el gran aporte de vitamina C, y en menor medida pero también importante B1, B2 y B6. También aporta gran cantidad de minerales siendo el potasio el de mayor proporción.

¿Sabías qué…? Existe una coliflor con denominación de origen en  La Rioja

Se puede cocinar en crema, cocida y al horno con bechamel, en purés, triturar y hacer falsos arroces o risottos, como guarnición o como plato principal.

En esta página podéis encontrar un par de ejemplos:

Falso risotto de coliflor y verduras

Arbolitos de coliflor adobados en tempura

Coles de Bruselas:

El cultivo de estos repollitos comenzó hace más de un siglo en el norte de Francia y en Bélgica, cerca de Bruselas, lo que explicaría su nombre. En la actualidad se cultivan en distintos países europeos, de forma particular en Holanda, Francia e Inglaterra.

Aunque las coles de Bruselas están disponibles el año entero, la oferta es mayor en los meses de otoño e invierno, desde octubre hasta diciembre. Y existen tres variedades:

  • Precoces: se recolectan antes de 150 días tras la siembra.
  • Intermedios: se recogen a los 150 y 180 días.
  • Tardíos: se cosechan después de 180 días tras su siembra

Estas verduras son las que más calorías aportan de su género. Constituyen la mayor fuente de vitamina C respecto de las verduras de su misma familia. Son una fuente interesante de fosfatos, y, en menor proporción, de beta-caroteno y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y B6). Entre los minerales destaca la presencia de potasio, fósforo y yodo, así como cantidades discretas de zinc, calcio (de pobre absorción), magnesio y sodio.

Se pueden cocinar de varias maneras:  rehogadas, al horno, en crema, en sopas.

Una receta interesante puede ser esta:

Brochetas de coles de Bruselas con salsa de cebolla caramelizada

El repollo:

Es una hortaliza originaria de Europa central, aunque actualmente se cultiva y se encuentra en todos los países. Se conoce su cultivo desde el año 2500 a. C. en Egipto, aunque también se utilizó mucho en la antigua Grecia y Roma, quienes atribuían ya propiedades beneficiosas a esta hortaliza, como su capacidad para favorecer la digestión y atenuar la consecuencia de la ingesta excesiva de alcohol.

Destacaremos tres variedades de repollo más consumidas en el mundo: la berza, la col de Milán y la lombarda.

  1. Berza o repollo verdi-blanco liso: es lo que denominamos comúnmente repollo, aunque también se la conoce como col de hoja suave. Sus hojas exteriores son de color verde claro mientras que las interiores son blancas. Tiene un sabor fuerte y sus hojas resultan algo duras.
  2. Col blanca o de Milán: es el llamado repollo rizado, repollo crespo redondo o col de Savoy. Se caracteriza por tener las hojas arrugadas y rizadas, de color verde e incluso algo azulado.
  3. Col lombarda o col roja o morada: serán ejemplares de repollo de forma redondeada y de hojas lisas. Su sabor es ligeramente más dulce que el de otras variedades, caracterizándose por el llamativo color morado de sus hojas.

Los mejores meses para encontrar repollos frescos son de diciembre a marzo, aunque actualmente podemos encontrarlos en el mercado todo el año sin problemas. Son hortalizas muy resistentes al frío.

En cuanto a vitaminas, la que más aporta es la C y luego en menor medida la A. en cuanto a minerales aporta gran cantidad de potasio y luego en menor medida: hierro, calcio, zinc, magnesio.

Se pueden preparar cocidas, rehogadas, en crema o puré y pueden valer como plato principal o como guarnición.

También en esta página podrás encontrar una receta de lombarda muy interesante:

Lombarda salteada con orejones y pipas de calabaza con puré de patatas al ajo

Compártelo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No se admiten más comentarios