¿Qué es la dieta mediterránea?

A vueltas estamos con seguir la dieta mediterránea para mantener una buena salud, todos los especialistas y medios no paran de incidir en lo buena y sana que resulta.

Pero, ¿en qué consiste? ¿de dónde viene? ¿qué alimentos la componen?

En 2010 la UNESCO (Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) aprobó la inscripción de la dieta mediterránea en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La candidatura fue presentada en conjunto por España, Grecia, Italia y Marruecos.

Y creo que la UNESCO ofrece una definición muy exacta y precisa de lo que es y representa la dieta mediterránea:

La Dieta Mediterránea es un conjunto de competencias, conocimientos, prácticas y tradiciones relacionadas con la alimentación humana, que van desde la tierra a la mesa, abarcando los cultivos, la cosecha y la pesca, así como la conservación, transformación y preparación de los alimentos y el consumo de estos.

La Dieta Mediterránea está caracterizada por un modelo tradicional que ha permanecido a través del tiempo y del espacio, siendo sus ingredientes principales el aceite de oliva, los cereales, las frutas y verduras frescas o secas, una proporción moderada de carne, pescado y productos lácteos y abundantes condimentos y especias, cuyo consumo en la mesa se acompaña de vino e infusiones, respetando las creencias de cada comunidad.

La composición de los alimentos de la dieta mediterránea, así como la frecuencia y proporción en el consumo de estos, está representada en la pirámide de la dieta mediterránea.

Como vemos en la base de la pirámide, la realización de ejercicio físico de manera regular está también indicada como elemento fundamental para prevenir obesidad y enfermedades cardiovasculares, sobre todo en una sociedad cada vez más sedentaria.

También vemos otros puntos en la base de la misma: No comer sólo sino comer en compañía, ya que no sólo forma parte de nuestra cultura el comer con la familia, sino que nos condiciona a comer más despacio y esto favorece la digestión.

La dieta mediterránea también incide en el respeto por la estacionalidad de los productos y por las formas de cultivo sostenible.

En los últimos tiempos ha habido una inversión de la pirámide y ha aumentado el consumo de bollería industrial, bebidas azucaradas o energéticas, patatas fritas o similares que lo único que aportan a nuestro organismo son grasas saturadas que derivan en obesidad y sobrepeso.

Como resumen: si quieres mantener una buena salud, tener una alimentación saludable y una forma y estilo de vida de calidad, intenta seguir las indicaciones de la dieta mediterránea.

 

Compártelo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Los comentarios están cerrados.