Guisantes lágrima en su propia crema.

Al igual que con la receta de las habas, hoy vamos a preparar un plato de temporada. Aunque los guisantes congelados los encontramos todo el año, podemos aprovechar la primavera para tomarlos frescos.

Los guisantes son una legumbre que nos aportan vitamina C, minerales como el magnesio y el calcio y fibras solubles. Su consumo frecuente puede ayudar a mejorar y prevenir la aparición de enfermedades del corazón.

Los guisantes lágrima son conocidos como el caviar de la tierra. Son originarios del norte de España, y muy escasos, por lo que pueden alcanzar los 100 euros el kg. Yo he encontrado unos que proceden de Egipto y que me han costado 20 € el kg, de modo que me he dado un pequeño capricho.


  • Ingredientes para cuatro personas:




- 250 gr guisantes lágrima: 5€
- 1 cebolla: 0,50€
- Vainas del guisante: 0€
- 1 diente de ajo: 0,10€





Precio total: 5,60€+10 % gastos (luz, agua, gas) =6,20€

  • Preparación:

Se sacan los guisantes de la vaina y se reservan.

Se saltea la cebolla junto con las vainas de los guisantes y se cuecen 10 minutos. 

Se trituran y se pasan por un colador quedando una textura cremosa. Le puedes añadir menta para darle un toque fresco.

Por otro lado se saltean los guisantes lágrima con un poco de aceite durante 15 o 20 segundos. Se le añaden a la crema y listos para comer. Yo lo he adornado con gotitas de tomate seco y una hoja de hierba buena

 

Compártelo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Los comentarios están cerrados.