Canelones de acelgas rojas rellenas de champiñón portobello y bechamel de coliflor.

A lo largo del blog hablaré continuamente de la cocina de aprovechamiento. Cuando preparo una receta, me sobran ingredientes, igual que a todo el mundo, por lo que a lo largo de las semanas iréis viendo que mis recetas siempre llevan productos usados en la receta anterior.

Cuando compré acelgas para los judiones también me llevé acelgas rojas. Las podéis encontrar en cualquier supermercado o en los mercados de productores. Su hoja es más dura y decidí hacer con ellos unos estupendos canelones.

Esta receta está hecha con ingredientes sencillos: acelgas, champiñones y coliflor. Productos de temporada que no deben faltar en la nevera y con la que como veréis podemos organizar un plato de lo más chic y a la vez económico.

Con este plato quedareis de lujo si tenéis invitados a comer y os ahorráis las calorías extras que tiene la bechamel hecha con harina y mantequilla.


  • Ingredientes para 4 personas.-

ingredientes-1 acelgas-rojas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

– 1/2 Kg de acelgas rojas 1€
– 1 cebolla: 0.25€
– 1 diente de ajo: 0.10€
– 300 gr. de champiñón Portobello: 2€
– Vino blanco: 0.10€
– 500 gr. de Coliflor: 0.75€
– Sésamo negro; 0.10€

Precio total: 3.30€ + 10% costes (agua, luz, gas, etc.) = 3.65€

  • Preparación

Para los canelones

Seleccionamos las hojas más grandes y bonitas y las separamos de las pencas. Las cocemos durante 3 minutos pasado ese tiempo se le añade agua bien fría para frenar la cocción. Cuando estén frías, se colocan sobre papel absorvente y se secan muy bien.

Por otro lado se saltea la cebolla y el ajo. Cuándo estén dorados se agregan las pencas de la acelgas picadas finamente (si os han sobrado pencas de las acelgas blancas, añadirlas también porque son más blandas), se sigue salteando todo finalmente se añaden los champiñones  picados muy finos. Cuando vemos que se ha rehogado todo bien, añadimos el vino blanco y lo  cocemos hasta que se evapore el vino. Dejamos el relleno para que se vaya enfriando.

Sobre las hojas de acelgas secas se pone el relleno y se enrollan en forma de canelones. Es importante hacerlo con sumo cuidado para que no se rompan.

Para la bechamel:

Trocear la coliflor y cocerla durante 25 minutos, Se tritura en la turmix y se va añadiendo agua de la propia cocción. Importante: Añadir el agua poco a poco para ir viendo la textura y no dejarla demasiado líquida. Dejar de echar agua cuando veamos que tiene la textura semejante a la bechamel.

Para decorar

Se cogen las pencas y se cortan en tiras con el pelador. Se meten en agua con hielo durante 30 minutos. De ese modo adquieren el aspecto rizado tan bonito

Par el crujiente de acelga, se cogen algunas hojas después de cocidas (las que hemos preparado para el canelón) y las metemos en el horno, sobre papel parafinado a 50º durante 2 horas.

Si tienes un horno que no controla la temperatura, ponlo al mínimo y déjalo con la puerta abierta durante 1 hora mientras se hornea para que la temperatura no suba.

Al relleno también le puedes añadir frutos secos. Y para contrastar el sabor más amargo de la acelga, y si quieres que los más pequeños disfruten de ellas, puedes añadirles pasas y así su sabor será más dulce.

Una vez hecho por separado cada uno de los procesos y cuando ya hemos rellenado los canelones, se vierte la bechamel sobre ellos, se espolvorean unos granos de sésamo, se adorna con las pencas rizadas (y bien escurridas) y se colocan los crujientes de acelgas. Debéis decorarlo justo antes de llevarlo a la mesa porque la bechamel, al no llevar harina, suelta agua.

Ya está decorado y listo para disfrutar. Su sabor merece la pena ¡Espero vuestras opiniones! 

Compártelo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Los comentarios están cerrados.