Como hacer alioli de verduras

El alioli es una de las más famosas salsas, cuya composición básica es ajo y aceite (ali (ajo) oli (aceite). Su elaboración es muy artesanal: Se machaca ajo en el mortero y luego se le va añadiendo el aceite a chorro muy fino para que vaya montando. Quedará una mezcla untuosa y cremosa.

Debido a que sólo lleva dos ingredientes, y uno de ellos de sabor muy intenso, resulta una salsa fuerte, picante, muy querida por unos y odiada por otros a causa de ese picor.

Para suavizarlo se han hecho muchas variaciones de la receta original.  Algunos le echan un poco de leche, otros la suavizan con un poco de nata y otra forma muy común y extendida es hacer el alioli con huevo, montándolo como si fuera una mayonesa para despuésañadir el ajo.

Una posible variación, y a la que hoy me voy a referir, os puede dar mucho juego por su originalidad.

Me refiero al alioli de verduras.

Su preparación es sumamente sencilla. Puedes utilizar varias verduras, pero os explicaré como hacerlo, por ejemplo, de coliflor.

Limpiamos la coliflor y la troceamos dejando los arbolitos. Después es muy importante hervirla sólo tres minutos. Una vez transcurrido ese tiempo, se enfría en agua con hielo. Cuando ya está fría se echa al robot (batidora, etc), se añade un diente de ajo, y mientras se bate se va añadiendo el aceite a chorro fino, igual que cuando hacemos mayonesa, hasta que conseguimos una cremosidad semejante a la nata montada.

Este alioli puede prepararse con otras verduras como pueden ser brócoli, lombarda, guisantes, habas, zanahorias, remolacha, apio nabo, judías verdes, chirivía, hinojo, etc. y aprovechar sus diferentes colores y sabores.

También puedes optar por hacerlo con ajo negro en vez de blanco y te resultará un alioli más dulce.

Otra opción posible sería añadir una hierba aromática a cada verdura. Pueden ser frescas como la hierbabuena, menta, albahaca, salvia etc., o alguna seca como tomillo, orégano,romero, lavanda etc.

Al igual que la salsa clásica, este alioli de verduras se puede usar para acompañar arroces, carnes, aves, pescados etc.

También puedes usarlo para diipear con crudités de verduras, con los clásicos nachos, patatas fritas, o añadirlo en las fajitas en lugar del tradicional guacamole.

Sólo tienes que echarle imaginación y probar distintas combinaciones.

Compártelo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No se admiten más comentarios